Izquierda Unida denuncia el “abandono” del Colegio Público de Educación Especial Sagrada Familia

Rafael Sánchez Rufo y Mónica Rossi se hacen eco de las quejas de las madres y padres y preparan acciones políticas para mejorar las condiciones de los alumnos/as

El coordinador provincial de Izquierda Unida, Rafael Sánchez Rufo, y la portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva, Mónica Rossi, se han reunido con madres y padres del Colegio de Educación Especial Sagrada Familia, situado en la capital onubense, para hacerse eco de las quejas por falta de recursos y atención de la Junta de Andalucía hacia el citado centro que, “pese a haber duplicado en los últimos años el número de alumnos y alumnas con necesidades especiales, prácticamente mantiene los mismos recursos que al principio”.
La masificación que sufre el centro al aumentar el número del alumnado (actualmente 117) sin comenzar las obras de ampliación prometidas ya hace 12 años, ha dado como “única y lamentable respuesta de la Junta la instalación de aulas prefabricadas dentro del propio patio de recreo”.
Según han constatado desde Izquierda Unida, el alumnado de este centro sufre el “castigo” de la Junta por la falta de cocineros “que se ha cubierto con un catering tras darse de baja dos trabajadoras en lugar de contratar a nuevo personal público” y gran parte del alumnado tiene que comer dentro de las clases por falta de espacio en la cocina.
Además, durante los últimos años el colegio no ha pasado los mínimos exigibles de seguridad para una evacuación ante una posible emergencia y los simulacros que se han realizado por los bomberos no han dado los resultados mínimos, sin embargo, desde la Junta no se ha emprendido las obras necesarias para garantizar la seguridad.
Para Rafael Sánchez Rufo, “el abandono al que tiene sometido la Junta a este centro, es si cabe más doloroso teniendo en cuenta que se trata del único centro educativo de estas características de toda la provincia de Huelva con alumnado que requieren de mayor atención, algo que el susanismo no ha sabido valorar en sus deficitarias políticas sociales”.

Según ha explicado Rossi, las madres y padres del centro también exigen un maestro de audición y lenguaje, tres maestros de pedagogía terapeútica, tres monitores de educación especial, un fisioterapeuta y personal de cocina. Para este personal tampoco tienen espacios adecuados para acogerlos por lo que en la actualidad se utilizan como aulas diversos despachos, la biblioteca o el salón de actos, por lo que reclaman al menos 7 aulas con cuarto de baño adaptado

Desde Izquierda Unida se han puesto manos a la obra para llevar a cabo las acciones políticas necesarias para dar a conocer la situación de este alumnado y que la Junta de Andalucía “reaccione ante el atropello moral que comete” y en el que si no fuera por la dedicación “extra” de los trabajadores del centro, se verían abocados a “situaciones esperpénticas”. Entre estas medidas Izquierda Unida trabaja en la redacción de una moción de apoyo al pleno del Ayuntamiento de Huelva en el que exigirá que las administraciones tomen cartas en el asunto con la mayor premura posible.