El Ayuntamiento de Zalamea y la Junta recuerdan a las víctimas de la represión fascista en Membrillo Bajo

  • Posted on: 5 November 2014
  • By: Huelva

El alcalde de Zalamea, Marcos Toti, asegura que marcar la zona como Lugar de Memoria “es una forma de tener a sus habitantes en el recuerdo, entre nosotros”

El alcalde de Zalamea la Real, Marcos García Núñez (Marcos Toti), acompañado por el director general de Memoria Democrática de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía, Luis Gabriel Naranjo; y el delegado de la Junta en Huelva, José Fiscal, procedieron hoy a señalar oficialmente como Lugar de Memoria las ruinas de la aldea de Membrillo Bajo. El acto reunió al movimiento memorialista de las comarcas minera y serrana y se convirtió en un emocionado recuerdo de las víctimas que fueron represaliadas por los fascistas durante la Guerra Civil.

Marcos Toti (Izquierda Unida) resaltó durante su intervención que el reconocimiento llega después de muchos años de olvido y dijo que señalar la aldea como Lugar de Memoria es una forma “de tener a sus habitantes en el recuerdo, entre nosotros”. Toti, que en diciembre de 2003, cuando por primera vez se celebró un acto de homenaje a las víctimas de la represión fascista en la aldea zalameña era alcalde, subrayó que “homenajes como el de hoy sirven para sacar a la luz, del olvido, a las miles de personas que dieron su vida por defender los valores que inspiraron la República”. Por su parte, Naranjo resaltó la importancia histórica que tiene marcar estos pueblos como Lugar de Memoria y recordó a las víctimas de Membrillo Bajo en su afán de defender las tierras del común de quienes querían arrebatárselas y que no dudaron en hacerlo con la mayor violencia posible.
La aldea de Membrillo Bajo es una pedanía de Zalamea la Real situada en la carretera de Berrocal de la que solo quedan sus ruinas. Durante la Guerra Civil fue bombardeada y arrasada por elementos de falange y tropas fascistas y borrada del nomenclátor de habitantes de España. Los franquistas la destruyeron por completo después de fusilar a gran parte de sus habitantes, entre los que estaban mujeres y menores de edad. El acoso que sufrieron los vecinos fue horroroso y se vieron obligados incluso a alojar en sus propias casas a los que iban a ser sus verdugos. Más de quince vecinos fueron vilmente asesinados y los demás aldeanos huyeron como pudieron de aquella brutal represión desencadenada con la ayuda de los terratenientes de la zona.
Los vecinos de la aldea de Membrillo Bajo se habían significado históricamente por la defensa de las tierras del común, los bienes comunales, ejidos y abrevaderos, lo que les trajo una manifiesta enemistad con los caciques locales, que aprovecharon la Guerra Civil para arrebatarles las tierras y de paso eliminarles físicamente.
El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado la declaración de 50 Lugares de Memoria en Andalucía. Esta figura recuerda los principales emplazamientos de la represión franquista y sirve de homenaje a las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura franquista. En Huelva están la Cárcel Provincial, las fosas comunes de La Palma y el cementerio viejo de Almonte, la Isla de Saltés, Membrillo Bajo y el muro del Parque Moret de la capital onubense.